SE INICIÓ LA PRIMERA CAMPAÑA LACUSTRE DE LA PLATAFORMA ITINERANTE DE ACCIÓN SOCIAL

SE INICIÓ LA PRIMERA CAMPAÑA LACUSTRE DE LA PLATAFORMA ITINERANTE DE ACCIÓN SOCIAL

Con la finalidad de asistir a isleños de Lago Titicaca

En el primer Puerto Lacustre de Puno, con la finalidad de apoyar y llevar ayuda humanitaria a las poblaciones de extrema pobreza y más vulnerables de la región Puno, se dio inicio de la Primera Campaña Lacustre de la Plataforma Itinerante de Acción Social – PIAS “Lago Titicaca” 2018, en la región Puno, donde participó el Abog. Salvador Apaza Huanca, Gerente General Regional representante del Dr. Juan Luque Mamani, Gobernador Regional de Puno. La Nave es operada por la Marina de Guerra.

Previo al zarpe, el Gerente General Regional, Abog. Salvador Apaza Huanca presenció la partida del Barco Itinerante de Acción Social, la cual brindará atenciones médicas, registro de identidad, programas sociales, acompañamiento a la gestión educativa, protección de niños y adolescentes frente a la violencia, entre otros, en las comunidades campesinas y pueblos originarios (quechuas y aymaras).

La Plataforma Itinerante de Acción Social (PIAS), es un programa de ayuda social que funciona en un buque que navega en el Lago Titicaca. En los ambientes de la nave se brinda diversos servicios, como de los programas sociales, a los pobladores de islas y riberas del Titicaca.

El mayor propósito del PIAS es brindar atención médica a los habitantes de los alrededores del Titicaca. El buque cuenta con dos médicos, dos enfermeras, dos odontólogos, una obstetra, un técnico en farmacia, un técnico de laboratorio, un digitador y un técnico en enfermería.

Desde el pasado año este equipo ingresó en varias oportunidades al lago navegable más alto del mundo, y en el presente año lo hará en 18 oportunidades visitando a las islas de Taquile y Amantaní (Puno), Soto (Conima), Anapia (Yunguyo), y a los centros poblados de Cotos (Capachica) y Cachipucara (Ilave).

DATOS. –

La construcción del buque demandó una inversión que sobrepasa los seis millones de soles, que estuvo a cargo del Servicio de Industriales de la Marina de Guerra del Perú (SIMA). Estas naves fueron diseñadas para el Amazonas, pero fue en el gobierno de Ollanta Humala que aprobó destinar una para Puno.